Las Bases Según la Escuela Ma

TUI SHOU: La función de la forma

Una de las prácticas más particulares del Tai Chi Chuan es la que se denomina “manos que empujan” o “manos sensitivas”, un método de entrenamiento marcial realizado con un compañero, con el fin de sensibilizar y potenciar la consciencia corporal y mental del practicante, ya que para que las técnicas funcionen, por un lado, la postura tiene que ser impecable y por otro la mente tiene que dejar de reaccionar con tensión, es decir hay que “dejar de resistirse al adversario”. Esta forma de entrenamiento tiene orígen en el desarrollo estratégico del Tai Chi Chuan, cuya forma de combatir es prioritariamente a corta distancia, donde el sentido de la vista no es suficiente.

Tui Shou es el “método para desarrollar la habilidad sensitiva, táctil y de desplazamiento de no estar donde el adversario quiere colocar una técnica sobre ti, mientras tu tomas la ventaja y le llevas a desproteger un hueco donde vas a poder aplicar tu técnica.”

En la práctica de Tui Shou (empuje de manos), se utilizan principalmente “técnicas de empuje”, de ahí su nombre. En la estrategia de Tai Chi Chuan es prioritario tomar la fuerza del adversario para “que el movimiento se realice”; “el empujón” es una herramienta extremadamente efectiva para enseñar al practicante la capacidad de sentir o escuchar (ting jing) la profundidad, intención, potencia y tipo de esa fuerza.

La práctica de Tui Shou en el sistema Ma Tsun Kuen se entrena de la siguiente manera: los principiantes comienzan con los métodos de una mano, consistentes en dos ejercicios básicos y más tarde progresan a los métodos de dos manos. A medida que el alumno va aprendiendo a reaccionar de una forma cada vez mas relajada, se van introduciendo mas elementos dentro de los ejercicios y se va dejando a un lado el ejercicio pautado, dirigiéndose hacia una práctica más libre. Estos métodos son denominados de “pie fijo”, ya que se impide el desplazamiento de los pies para promover habilidades consideradas vitales en el Tai Chi Chuan: correcto uso de la cadera, la rotación de las articulaciones, la relación estratégica de los brazos, el principio de lleno – vacío, etc.

Cuando estos métodos están bien establecidos, se continua con los métodos de Tui Shou de “pie móvil”, introduciendo técnicas de evasión, esquiva y anticipación a través del desplazamiento de los pies. El alumno aprende progresivamente estos métodos y paso a paso va aumentando su entendimiento de los principios del Tai Chi Chuan y su capacidad para aplicar las técnicas.

La clave para capacitarse en Tui Shou es comprender el funcionamiento y el objetivo de este entrenamiento. Tui Shou entrenado con el fin de aprender Tai Chi Chuan no tiene nada que ver con competir, aquí no hay rival al que tratar de vencer, sino que cada movimiento es una oportunidad de aprender y de cambiar. A esto se refiere la famosa frase mal traducida de “invertir en pérdidas”. Tiene que quedar bien claro que Tui Shou no es combate, es un ejercicio realizado con un compañero y no contra un compañero y está diseñado para desarrollar dos habilidades: “Dong Jing” saber leer a través del tacto la dirección, la potencia, la profundidad, y el punto de decarga de los movimientos del compañero y “Jie Jing” (neutralizar) que consiste en desviar el ataque fuera del cuerpo o quitar el cuerpo de la trayectoria del ataque (no estar), sin que el compañero lo perciba (tomar la ventaja), y sin interrupción o corte, contraatacar, usando la fuerza, inercia y/o intención del oponente a nuestro favor.

En el sistema Ma Tsun Kuen, la práctica intensiva de Tui Shou sirve para aprender la manera de realizar, desarrollar y testar la aplicación de los principios (físicos y mentales) y de las técnicas (posturales, energéticas, meditativas y marciales) del arte del Tai Chi Chuan.


Extraído de: http://www.taichichuanasturias.com/bot/articulos.htm#bases

Autor: Eduardo Monteiro

www.ma-taichichuan.com.ar